4 coberturas imprescindibles de los seguros de moto

Si tienes por costumbre manejar en motocicleta, hay algunas cosas que no pueden faltan al subirte a una. Y no me refiero solamente al caso y los guantes, sino también al seguro con el que estar cubiertos en caso de accidente.

Lo normal es buscar un seguro que sea lo más barato posible, ya que intentaremos que no suceda ningún accidente. Pero por desgracia, eso es algo que no podemos evitar por completo, ya que un descuido, lluvia o aceite en la carretera o la maniobra de otro conductor puede hacer que acabemos en el piso. Por ello, hay unas coberturas que son imprescindibles cuando tengas que asegurar la moto.

Diferencias entre el seguro de moto y el de auto

Aunque a menudo se habla de seguros de forma general, es importante diferenciar entre los autos y las motocicletas para contratar el seguro. Por ejemplo, en una moto solo pueden viajar dos personas, mientras en un automóvil tiene capacidad para más y si ocurre un accidente, pueden ser más los afectados. También hay diferencias en cuanto al equipaje, etc. Por ello, las coberturas también pueden variar.

Las 4 coberturas imprescindibles

– Seguro obligatorio

Lo primero que se debe contratar en el seguro de moto es la cobertura obligatoria de responsabilidad civil. Así, tanto si somos nosotros los responsables de un accidente como si nos vemos envueltos en él pero se nos reclama parte de los daños causados a terceros, como ocurre cuando son varios los vehículos implicados, el seguro se encargará de hacer frente a las indemnizaciones y los daños materiales.

– Daños personales

Cuando nos damos un golpe o nos hacemos una rozadura en coche, es la carrocería la que protege y no suele impedir que continuemos con la marcha. Sin embargo la motocicleta es muy distinta, ya que es nuestro cuerpo quien se lleva el golpe, puesto que por muy bien equipados que vayamos con cascos, guantes y botas, estos elementos no están pensados para evitar un accidente, sino para reducir en la medida de lo posible los daños.

Por lo tanto, necesitaremos una cobertura de daños personales que incluya pago de indemnizaciones en caso de perder la vida o necesitar asistencia sanitaria, hospitalización y similares.

– Cobertura de robo

Aunque es seguro que tienes mucho cuidado con tu moto, colocando algún candado en las ruedas o aparcando en un garaje para evitar que alguien se la lleve, puede que te la roben y te quedes si ella. Por ello, otra de las coberturas de las que no se puede prescindir es la de robo, que se encargue de costear el precio de otra moto cuando nos la hayan quitado se haya perdido y no tengamos pruebas de que ha sido un robo. Puede ser son franquicia, pagando nosotros una parte de la moto, o que sea la compañía la que se encargue de todo, pero no puede faltar.

– Incendio

La forma en la que está fabricada una motocicleta hace que esta pueda incendiarse. Tal vez sea por un cortocircuito, un golpe o algún otro problema, pero el riesgo existe. Por tanto, la cuarta cobertura imprescindible es la de cubrir los daños en caso de incendio, así como las medidas que se deben tomar para extinguirlo o evitarlo. También el coste de llevar la moto al taller para tratar de repararla o desguazarla, dependiendo de cómo haya quedado.

En resumen

Tener una motocicleta es una forma estupenda de moverse y evitar atascos, entre otras cosas. Pero hace falta estar bien asegurado. Al menos estas 4 coberturas tienen que estar en cualquier seguro que puedas estar pensando contratar.

Related Posts

Add Comment