Liderazgo Empresarial, Cambios Indispensables En Tu Conducta Para Lograr El Éxito

Especialmente un piloto o alguien que esta encima de alguna maquina para hacer deporte sabe lo indispensable que es conocer perfectamente los recursos y características con que cuenta. Por ejemplo al adelantar un coche en movimiento tienes que haber experimentado la potencia de tu automóvil para atreverte.

liderazgo_empresarial_1set12

Algo parecido sucede con tu performance cuando te propones iniciar un emprendimiento empresarial, tienes que sentirte capaz, no solo como una intención del pensamiento, sino como un conocimiento de tus recursos y capacidades. El autoconocimiento es el primer paso para lograr un liderazgo empresarial eficaz.

Todas las personas tienen patrones dominantes de su personalidad que no necesariamente son adecuados para un proceso de emprendimiento. Invertir en estas condiciones suele acarrear riesgos muy altos, no solo perdida de dinero, también perdida de confianza en uno mismo.

Las personas pueden decir “soy un emprendedor”, “soy muy inteligente”, “soy un loco”, “solo gasto lo necesario”, pero la imagen que proyectan puede ser muy diferente. Muchas veces los pensamientos que una persona tiene de si mismo, son solo eso, pensamientos subjetivos.

Los cambios indispensables en tu conducta solo pueden hacerse con un proceso de autoconocimiento, y este no es un proceso mental, la mente solo tratara de mantanerte en el mismo lugar. Necesitas experiencias, exponer tu inteligencia, dejar suelta tu locura, practicar tu emprendimiento y obtener resultados con la gente. No es un proceso cómodo para tu ego, tendrás que sufrir en la medida que te identifiques con tus creencias, con tu ego.

Se a identificado muchos rasgos distintivos en las personas con capacidad de liderazgo empresarial, pero son especialmente cinco a las que convergen: necesidad de tener estabilidad, ser extrovertidos, ser abiertos, ser afables y ser meticulosos.

Estos rasgos no conducen necesariamente a un buen o mal desempeño, pero te mantienen alerta al valor de tus cualidades permitiéndote hacer las enmendaduras necesarias a tiempo.

1.- Necesidad de tener estabilidad

El liderazgo empresarial necesariamente es un bullir de energía, pero el exceso de optimismo puede ser dañino, ¿que hacer? Busca razones por las que tus cosas podrían salir bien y otras razones por las que podrían salir mal. Es un buen comienzo hacer listas mentales, pero tendrás un mejor registro si haces listas escritas de los pro y contras.

Por ejemplo ¿Cuales son las ventajas y desventajas de ser muy hablador? ¿Cuales son los pro y contra de tener reacciones muy rápidas en tus relaciones con la gente?

 

2.- Ser extrovertidos

Ser comunicativo, seguro y actuar con energía ayuda mucho a formar una imagen de líder, pero no exagere a la hora de comunicarse, puede parecer alguien que no deja de hablar, alguien intimidante. Considere a todas las personas con capacidades para entender con pocas palabras. Practique la comunicación mas sencilla por ejemplo buscando la mejor forma de expresarse en solo cuatro oraciones.

Si no es extrovertido tendrá que socializar mas si de verdad esta tomando en serio su liderazgo empresarial. Busque cualquier pretexto para buscar rose social, por ejemplo salir con el perro y seguir sus lecciones, como saludar con mas frecuencia y no tomarse tan en serio las cosas.

3.- Ser abiertos

La curiosidad aunque mata tiempo es muy buena para cultivar tu imagen de líder empresarial, pero debes tener en cuenta que no siempre te permite conectarte con otras personas. Tu curiosidad si es muy inquisitiva puede levantar barreras, ya que algunos se van a sentir incomodas.

Alguien demasiado curioso puede proyectar la imagen de alborotador, que solo se quiere hacer notar. Una empresa necesita mas que curiosidad, tener los pies en la tierra, de modo que haya claridad, coherencia y dirección.

La curiosidad es buena cuando es dosificada y no consume todo nuestro tiempo y energía. Si no tienes un carácter curioso tu imagen de líder puede parecer empobrecida.

4.- Ser afables

Para un emprendimiento empresarial hay que ganarse a los clientes, además hay que conocerlos y lograr una buena comunicación con ellos, es decir hay que ser afables, pero ¿en que medida?

Si estas interesado en los resultados inmediatos quizá manejes criterios muy racionales, además por querer ser competitivo te conviertes en controlador, pero ¿puedes ver la incomodidad que provocas?. Es muy difícil lograr gente colaborativa en ese estado.

Ahora si seres demasiado afable te será fácil promover la colaboración y tendrás gente atenta a tus opiniones, pero también tus empleados estarán pendientes de agradarte, lo que dificulta tomar decisiones que podrían disgustar.

5.- Ser meticulosos

Hace poco hice una remodelación en mi casa, el contratista me dijo que “su religión es hacer bien las cosas”, yo le le salude esta muestra de responsabilidad y lo deje trabajar. Cuando me entrego los trabajos me doy cuenta de varias fallas, como un perno suelto, la ausencia de un apoyo, etc. ¿Que paso?

Parece que esta persona le dice a sus clientes sus buenas intenciones, pero no ordena a sus obreros trabajar con meticulosidad de modo que el cliente quede satisfecho.

Por otro lado si se es muy meticuloso puede crearse la imagen de muy entrometido, que no tiene en cuenta las capacidades de los empleados.

Es decir, el liderazgo empresarial necesita una media de todas estas cualidades, unas veces mas otras menos, prácticamente dirigir una orquesta y que se escuche música.

Related Posts

Add Comment